“Estamos exportando a EEUU únicamente..."

“Nuestra realidad y la de los competidores no nos permite que seamos atractivos pagando un arancel de 26%”. Urgal destacó la firmeza de China, que además está consumiendo cortes de mayor valor, mientras preocupa la situación de la cuota 481 dentro de la Unión Europea. Además, el industrial se refirió a la pérdida de competitividad frente a la región y la presión bajista que están ejerciendo Brasil y Argentina sobre los precios.
El director del frigorífico Pando, analizó la realidad del mercado americano, asegurando que si bien el poder adquisitivo, el consumo y la economía doméstica en general están firmes, el mercado local está sostenido provocando que los importadores estén “deprimidos para comprar”. Urgal sostuvo que año a año el volumen de carne exportada a EEUU se va achicando y cercando a las 20.000 toneladas, que es el cupo que tiene el país libre de arancel. “Yo te diría que estamos casi exclusivamente embarcando dentro de lo que tenemos como cupo preferencial”.
En cuanto a China, Urgal estimó que hasta mediados de noviembre el mercado continuará activo en importaciones para luego retomar las negociaciones tras las fiestas. “Es un mercado con el que tenemos una alta dependencia, lo cual no deja de ser un riesgo, pero no vemos que vaya a cambiar esa tendencia. Dentro del consumo van migrando con el tipo de productos que demandan, ingresando ahora con productos de mayor valor”. Para Urgal el mercado está firme y difícilmente otro destino ocupe el rol que hoy tiene el país asiático.
“Antes de vender el producto tenemos que seguir vendiendo al país porque cualquier producto de alto valor se compra en el origen donde está el reconocimiento. Si hablamos de autos es Alemania, si hablamos de navajas es Suiza y eso a nosotros aún no nos pasa con la carne”. En este sentido aseguró que Australia hace muy bien las cosas, escuchando las exigencias del consumidor. Para Urgal la campaña de marketing que ha llevado adelante el Instituto Nacional de Carnes (INAC) a nivel mundial ha sido buena y en términos particulares la consideró innovadora y muy dinámica. “Seguramente se van a seguir viendo propuestas e iniciativas que van a seguir en ese sentido y que esperemos tengan buenos resultados”.
Por otro lado, Urugal destacó la necesidad de seguir trabajando en el acceso a los mercados y recordó que el especialista australiano Peter Bernard sostuvo que por cada dólar que ellos habían invertido en mejorar el acceso con tratados de comercio, habían obtenido un retorno de US$ 23. “Es un camino largo que no se logra en una administración. A nivel de calidad de carne, el retorno es mucho menor. Por eso, lamentablemente para mejorar el ingreso de los productos necesitamos mejores accesos y menos aranceles. Además, tenemos que aumentar la cantidad de destinos en los que colocamos nuestros productos, ya que aún tenemos dificultades con algunos subproductos”.
Sobre la situación regional, si bien hubo una corrección en los precios, la situación cambiaria en los vecinos países ha incidido en los valores del mercado internacional ejerciendo Brasil una presión a la baja en los precios de China y Argentina en la Unión Europea.
El director del frigorífico Pando se mostró preocupado también por la situación de la cuota 481 cuyas nuevas definiciones podrían perjudicar a Uruguay, mientras que ya se está terminando el cupo de exportación y nuevamente quedaron contenedores afuera. “Es un producto que por fuera de cuota se está pagando a 4 euros por kilo, por lo que está fuera de competencia”.
El industrial se refirió, en otro orden, al mercado local donde se observa un crecimiento de la faena que ronda el 2% con un incremento en el valor de la tonelada que alcanza el 5%. “Esos dos indicadores van estrechamente de la mano. La producción de alta calidad generó carcasas más pesadas y valores de venta mayores. Es natural que crezca el volumen y el precio en su monto absoluto y por tonelada. Al producir más de carne, algo que lo hacemos en forma intensiva, faenamos más y generamos más ingresos. De acá a fin de año no vemos grandes cambios”. Estimó que la faena podría cerrar con mayor nivel que el año anterior, algo que a priori era impensado.
Urgal sostuvo que el interés de la industria por carcasas más pesadas se hace eco a nivel productivo ya que los productores necesitan ponerle más kilos a las carcasas para defender la ecuación, realidad que se da tanto a nivel de los ganados de pasto como de corral.
“Si queremos vernos en el espejo de los países a los que queremos parecernos tenemos que producir carcasas de 300 kilos y más también. Lo que antes era 240 kg hoy es 280 kg”.
Sobre el mercado de haciendas, Urgal señaló que está estable luego de algunos ajustes en setiembre. “El número para la industria frigorífica en este nivel de precios es nefasto. Somos conscientes que los ajustes que necesitamos, para que dicho número no sea nefasto, son inviables para la producción”, sentenció.
Para el director del frigorífico Pando la situación no pasa por tener solo un dólar a $ 40 o un gasoil a mitad de precio, sino por una conjunción de factores que provocan que sea necesario una mayor diferencia entre lo que se vende y lo que se compra para seguir en el negocio.
Por último, Urgal se refirió a la exportación en pie asegurando que las consecuencias se verán en el largo plazo. “El año que viene veremos la falta de los 400 mil terneros que se fueron. Esto provocará menos volumen de animales para faena, complejizando aún más la competitividad de la industria. Decíamos que cada vez se necesita generar más diferencia para subsistir en el negocio y esto es un ingrediente que no colabora”.
Agregó que por más que logren carcasas de 300 kg y de excelente calidad, si no se tiene el millón de cabezas que se necesitan, difícilmente la industria podrá ser competitiva ya que aseguró que “para generar impacto en los mercados en los que vendemos precisamos precio de carcasas, calidad y cantidad”.