Cae ingreso de capital de empresas ganaderas

Además, analizando la información en moneda constante, se observa que se ha perdido poder de compra, mientras que hoy se necesitan el doble de hectáreas que hace 10 años para poder cubrir la canasta básica. El coordinador ganadero de FUCREA, Gonzalo Ducós, sostuvo que esto está llevando a que las empresas se estén descapitalizando, lo cual es sumamente preocupante.
El ingreso de capital de las empresas ganaderas CREA, es decir, la producción de una empresa medida en dólares por hectárea, menos todos sus costos, ya sea los variables o estructurales, sin considerar el pago de renta y el pago de intereses de deuda, fue de 71 US$/ha. Ducós sostuvo que, considerando el valor que hoy tiene la tierra para rentas ganaderas, ese ingreso no daría para cubrir los costos y mucho menos si es necesario pagar intereses de deuda.
Ducós señaló que este ejercicio tuvo aparejado las consecuencias de la sequía del verano la cual tuvo efectos diversos según las zonas. Además, recordó que, si bien el otoño fue muy bueno, permitiendo que las vacas recuperaran estado, el invierno pegó duro en el sector.
El coordinador ganadero de FUCREA explicó por otro lado que, en moneda constante, el ejercicio 17-18 mostró el peor resultado de la serie desde 2010 a la fecha. “Nuestros dólares valen menos que en toda esa serie. Con el dólar de hoy no somos capaces de comprar lo mismo que comprábamos con el dólar en los años anteriores. El poder adquisitivo de ese dólar frente al peso era muy superior”.
Además, de 2010 a 2018, las hectáreas que se necesitaban para pagar una canasta básica pasaron de 230 a cerca de 500, es decir que hoy se necesitan el doble de hectáreas que antes. Ducós explicó que, de las 42.000 empresas ganaderas que hay en el país, solo 7.000 tienen encima de 500 has, y 36.000 están por debajo de 200 has. “Por eso, mas allá de los datos de Fucrea, preocupa esta realidad”.
Ducós sostuvo además que el dólar perdió mucho poder adquisitivo mientras que los costos se han mantenido constantes. “Cuando analizamos el ingreso de capital en moneda constante, vemos que ese dólar perdió mucho poder adquisitivo, mientras que los costos se han mantenido constantes indexándose por IPC. El impacto es altísimo. Eso nos lleva a ese incremento en la necesidad de hectáreas para cubrir la canasta básica”.
Como consecuencia de este escenario, hay muchas empresas que se están descapitalizando lo cual es muy preocupante. “Lo están haciendo con aquellos bienes que son rápidamente transables, es decir, el ganado. Hay empresas que se están comiendo su patrimonio y su capital para trabajar y eso es muy problemático”.
Agregó que si se considera la renta que ronda los 70 US$/ha, un ficto de administración que está estandarizado, y remunerando con 5% de interés el capital que tenemos en el campo, se llega a los 110 US$/ha. “De las 176 empresas que presentaron datos, vemos que en los último tres años solo 10 lograron alcanzar ese número”.
Por otro lado, el especialista explicó que las empresas que obtuvieron mejores resultados son las que producen más carne, tienen más mejoramientos, tienen más eficiencia animal, es decir que producen más kilos por unidad ganadera en el campo, hacen coberturas de buen potencial, etc. “Hay un camino. Tenemos que ver qué es lo que hacen esas empresas, ver quiénes son, qué podemos copiar para seguir ese camino”.
Ducós aseguró que el sector está complicado ya que “el poder adquisitivo es la mitad que hace algunos años atrás, el dólar en moneda constante realmente tiene un problema con los costos constantes mientras que los ingresos caen. Si bien el ganado vale más y el dólar aumentó, no se puede capitalizar”.
Por eso destacó la importancia del trabajo en grupo para poder “limpiar el camino, apoyarse en el otro y compartir soluciones”.
Por otro lado, el coordinador ganadero de FUCREA aseguró que las empresas que tienen participación de la agricultura dentro de su unidad de negocios, también obtuvieron resultados muy magros debido a la última campaña de verano. El ingreso de estas empresas rondó los 61 US$/ha, ingreso que, si se debe pagar renta agrícola y con los costos que tiene este sector, es muy bajo. De todas formas, aseguró que las empresas ganaderas consideradas fuertes, fueron capaces de amortiguar los malos resultados agrícolas.

Frases
“De 2010 a 2018, las hectáreas que se necesitaban para pagar una canasta básica pasaron de 230 a cerca de 500”

“Hay empresas que se están comiendo su patrimonio y su capital para trabajar y eso es muy problemático”