Menos novillos y más pasturas

Diego Varalla, director de la consultora APEO, explicó que el stock de novillos es el más bajo de los últimos 44 años, al tiempo que destacó que se observa la mayor área de pasturas intensivas. Además, sostuvo que Uruguay sigue sin aumentar su tasa de marcación, y si bien ha aumentado el número de terneros, esto se da por tener más vacas de cría y no por mejorar los índices reproductivos.
Varalla recordó que el ejercicio 2017-2018 transitó también con una reducción de stock, presionando la oferta de ganados gordos. “La demanda externa fue muy importante, por lo que todo lo que se faenó se exportó, tonificado con un precio de exportación de la carne que aumentó 6%”.
Sobre el aumento en el área de praderas y verdeos, el director de APEO sostuvo que “tenemos una máquina de producir pasto logrando con ello 1,7 millones de has de pasturas, la mayor área también de los últimos 44 años”. Con esta mayor oferta de pasto y la menor cantidad de novillos, el productor podrá ejercer una alta presión en cuanto a los precios. Pero Varalla sostuvo que la preocupación está dada por el escenario regional ya que, a su entender, la carne uruguaya exportada sufrirá consecuencias.
Asimismo, agregó que en el caso de la categoría terneros, se observa solo un incremento de 60.000 cabezas con respecto al año anterior, por lo que el stock continúa en el eje de los 2,7 millones de cabezas. “Vemos un stock de novillos que caen, una oferta de pasto que se mantiene estable y valores elevados, pero la categoría que tiene que reponer y recuperar stock no está”, agregó.
Otro dato relevante es que en el último período se han incrementado la cantidad de vacas de cría pero no se ha aumentado la tasa de procreo, ya que Uruguay sigue con un 64% de marcación. “Hubo un aumento de la exportación en pie y vemos una diferencia en el precio del ternero respecto a las relaciones de precio históricas, porque el ternero siempre ha copiado el valor del novillo gordo, pero en el último período, la exportación en pie y la cuota 481 han jugado un papel importante. Por eso empezamos a fijar un valor del ternero con una referencia distinta a lo que ha sido la historia”.
Varalla agregó que, si se considera el valor del novillo gordo, el ternero debería valer en el eje de US$ 1.85 y ha estado en US$ 2.15, lo que significa que la exportación en pie y la cuota 481 han empujado cerca de 30 centavos de dólar el valor del ternero. “La lectura que hacemos es que ha aumentado el precio del ternero y la respuesta de los productores fue acumular vacas. Es decir, hemos generado más terneros por tener más vacas de cría pero no por mejorar la eficiencia reproductiva”.
Por otro lado, el director de APEO sostuvo que si nuestro país le aplicara destete precoz al 41% del rodeo que es el que preña el 50%, con una ración de US$ 320 por tonelada, el impacto que se generaría con respecto a la situación actual sería marcar el 78%, y de hacerlo, Uruguay podría aumentar sus ingresos en US$ 116 millones. “Puede parecer poco, pero es cerca del 45% de lo que es toda la recaudación fiscal que aporta el agro. Tenemos las herramientas para levantar esas limitantes, pero por diferentes razones no se están tomando estas medidas”.
Varalla sostuvo que la carne exportada seguramente bajará por las tormentas que hay en la región, lo cual significará un problema de competitividad para la industria frigorífica que también viene presionada por sus costos.
Tras analizar estos datos de DICOSE, Varalla concluyó que, a pesar del incremento en los precios, no se observa una mejora en los resultados reproductivos ni en la eficiencia del stock.



Frases
“Vemos un stock de novillos que caen, una oferta de pasto que se mantiene estable y valores elevados, pero la categoría que tiene que reponer y recuperar stock no está”

“empezamos a fijar un valor del ternero con una referencia distinta a lo que ha sido la historia”

“hemos generado más terneros por tener más vacas de cría pero no por mejorar la eficiencia reproductiva”

“Si nuestro país le aplicara destete precoz al 41% del rodeo que es el que preña el 50%, con una ración de US$ 320 por tonelada, el impacto que se generaría con respecto a la situación actual sería marcar el 78%, y de hacerlo, Uruguay podría aumentar sus ingresos en US$ 116 millones”